ITtectureVMware

Cinco errores comunes de la HCI y cómo evitarlos.

Fecha de publicación: Noviembre 19, 2020

En la actualidad, las empresas se basan en aplicaciones, ya sea para implementar técnicas
de análisis avanzadas dirigidas a optimizar las soluciones, crear escaparates en línea de
nueva generación u ofrecer experiencias de autoservicio para los clientes.

La infraestructura hiperconvergente (HCI) puede reducir la complejidad del centro de
datos y aumentar la escalabilidad mediante software de virtualización con el fin de
desvincular y agrupar los recursos subyacentes para luego asignarlos dinámicamente a
aplicaciones contenedorizadas o basadas en máquinas virtuales. Asimismo, la HCI brinda la posibilidad de ofrecer capacidad dinámica, consolidar o migrar la infraestructura local, y desarrollar y probar nuevas aplicaciones, todo ello con un solo modelo de infraestructura y operaciones. Ofrece a las organizaciones una manera de maximizar el retorno de sus inversiones actuales en personal, procesos y tecnología.

Cómo evitar errores durante la transición a la HCI

Si bien los enfoques modernos de HCI abarcan toda la pila (es decir, proporcionan un conjunto completo de servicios definidos por software para recursos informáticos, de almacenamiento, de redes, de seguridad y de gestión de la nube), en los enfoques tradicionales solo convergen los recursos informáticos y de almacenamiento. En un escenario tan limitado, puede tener que batallar con procesos y sistemas dispares para nubes privadas locales y entornos de nube pública.
Por este motivo, la transición de una infraestructura tradicional a una hiperconvergente puede ser compleja y no estar exenta de desafíos. Para acortar y optimizar la transición hacia una nube verdaderamente híbrida a la vez que aumenta la productividad y reduce el coste total de propiedad (TCO), debe evitar lo siguiente:

1. Crear algo nuevo (desde el principio)

Su organización debe decidir cómo optimizar y gestionar su creciente cartera de aplicaciones, y cómo ofrecer soporte a los usuarios. ¿Cuáles son los requisitos? ¿Cómo se gestionarán y adaptarán? ¿Qué tipo de entorno da a esta aplicación lo que necesita para tener la mayor repercusión en la empresa?

Modernizar la infraestructura para cubrir las necesidades de las aplicaciones tradicionales y nativas de nube puede requerir grandes inversiones y esfuerzos si opta por herramientas y tecnologías totalmente nuevas para las que se necesitan diversos procesos y competencias de implementación y gestión. La mayoría tienen distintas necesidades y una amplia variedad de inversiones actuales que se deben proteger. Y, en un entorno empresarial con recursos cada vez más limitados, las organizaciones deben abordar
estos requisitos con un enfoque común.

En su lugar, puede aprovechar las inversiones actuales y eliminar los silos de infraestructura adicionales. Si opta por una solución de HCI que se adapte a su infraestructura actual, puede evitar la adquisición de hardware nuevo. Se beneficiará de la posibilidad de ofrecer capacidad dinámica, consolidar o migrar la infraestructura local, o desarrollar y probar nuevas aplicaciones, todo ello con un solo modelo de infraestructura y operaciones. Y esta flexibilidad le ofrece la libertad de elegir el mejor entorno o destino para sus aplicaciones (local o externo).

2. Modernizar solo lo que ve en este momento

La implementación de una HCI puede generar ahorros de costes y eficiencias
operativas inmediatos para organizaciones en proceso de modernización, y es un
primer paso al preparar la infraestructura para un entorno de nube diverso.
Cada vez más organizaciones ejecutan aplicaciones en entornos muy diversos, y esto
hace que la gestión y las operaciones unificadas sean imprescindibles, si no ahora, en el
futuro próximo. En un estudio reciente a escala mundial realizado por VMware, más de
dos tercios de las organizaciones indicaron que se encuentran inmersas en el proceso
de migración a la nube pública. Pretenden migrar aproximadamente un 20 % de sus
aplicaciones a la nube sin modificaciones, así como migrar y modernizar alrededor de
un 30 % de estas para integrarlas con servicios de nube pública.

Planifique las próximas fases de la modernización. Al tomar decisiones con respecto a
la infraestructura, tenga en cuenta que esta tiene que servir para las aplicaciones que
pueda necesitar en el futuro. Plantéese lo siguiente:

  • ¿Qué solución de infraestructura satisface mejor las necesidades de las aplicaciones?
  • ¿Cuáles son los requisitos particulares de cada aplicación?
  • ¿Cómo podrían cambiar dichos requisitos con el tiempo?

Decántese por una solución de HCI que le ofrezca libertad para elegir el mejor entorno o destino para sus aplicaciones.

3. Separar las aplicaciones tradicionales y las nativas de la nube

Al vincular las aplicaciones a un hardware específico, se pierde movilidad entre los distintos entornos. Esto genera ineficiencias y compromete la agilidad que necesita para cumplir los requisitos empresariales en continuo cambio. Por ello, debería optar por una solución que integre toda la pila definida por software.

La hiperconvergencia de la pila completa garantiza la interoperabilidad y la implementación de aplicaciones en el entorno donde resulte más lógico: en uno local, en la nube pública o en el perímetro. La HCI debe estar diseñada para ofrecer simplicidad y escalabilidad; para ello, es necesario contar con una infraestructura uniforme con operaciones coherentes para las aplicaciones tradiciones y las nativas de la nube en distintos entornos.

4. Cambiar (de nuevo) su enfoque de gestión

Los silos ya están fuera de la ecuación. Han dado paso a las operaciones
coherentes. De hecho, más del 60 % de las organizaciones de TI desean ampliar
las herramientas y los procesos de los centros de datos a la nube pública en
lugar de trasladar las herramientas de operaciones de nube al centro de datos.1
Incorporar nuevas tecnologías cuya gestión implica adquirir habilidades nuevas
puede provocar retrasos, introducir riesgos innecesarios y aumentar los costes
relacionados con la formación.

Por tanto, es preferible trabajar con lo que ya conoce. Para acelerar su transición y reducir los riesgos, puede utilizar una solución de HCI con la que su equipo esté familiarizado en los distintos entornos. De esta forma puede:

  • Controlar los costes preservando las inversiones actuales.
  • Minimizar las interrupciones en los procesos del departamento de TI y en los servicios que prestan.
  • Eliminar el riesgo que puede derivarse de la sustitución completa de sus sistemas.

5. Desarrollar una gestión manual del ciclo de vida

A la pregunta de cómo esperan que evolucionen sus centros de datos en los próximos tres años, más del 50 % de las organizaciones de TI respondieron que hacia una mayor automatización de los procesos de TI esenciales como prioridad principal de la modernización.

La automatización proporciona una red y seguridad de manera rápida y uniforme en las aplicaciones nuevas y tradicionales, independientemente de si se alojan en el centro de datos, en nubes públicas y privadas o en el perímetro.

Al automatizar el ciclo de vida de los servicios de TI, los equipos pueden configurar, aprovisionar, probar, implementar, migrar, actualizar y retirar rápidamente la infraestructura y las aplicaciones. Las solicitudes de autoservicio pueden eliminar procesos manuales que requieren mucho tiempo, tareas de TI arriesgadas y propensas a errores, y flujos de trabajo aislados para conseguir una distribución más rápida y coherente.

Fuente: VMware

Para evitar estos inconvenientes, entre otros, contáctanos y así aprovechas al máximo las ventajas de la HCI. Nuestro equipo es experto en estas implementaciones.