ITtectureVMware

VMware, plan para 2020: Tres pasos para modernizar la infraestructura para la nube.

Fecha: Enero 13, 2021

Obtenga hoy mismo una HCI preparada para el futuro. Somos Partners de VMware, por lo que tenemos la experiencia para acompañarlo en este proyecto.

A medida que las empresas experimentan la transformación digital, queda cada vez más claro que la infraestructura de nube desempeña una función importante, y la mayoría de las empresas tendrán que utilizar varias plataformas de nube, si es que no lo hacen ya. La pregunta, desde la perspectiva de la infraestructura, pasa a ser cómo garantizar que la inversión que realice hoy sea compatible con la nueva normalidad de la nube híbrida y la realidad de los presupuestos limitados.

La estrategia de modernización puede ser una migración gradual: no tiene que hacerse a la carrera. Lo importante es seguir una estrategia bien definida sin olvidar la uniformidad. VMware ofrece todos los componentes necesarios y se centra en una pila de HCI cuyo crecimiento puede ir a la par que el suyo a medida que avanza la migración. En esta guía electrónica – que puede descargar al final de esta noticia, le guiaremos en la transición de la pila de HCI básica (que incluye VMware vSphere y VMware vSAN) hasta una pila de HCI completa que utiliza VMware Cloud Foundation, lo cual amplía la misma implementación de HCI a diversas plataformas de nube y le permite contar con una base de infraestructura preparada para el futuro.

La uniformidad es importante.

Los entornos deben coordinarse con las herramientas informáticas, de almacenamiento, de red y de gestión con el fin de que su uso sea sencillo y de que sean compatibles en los entornos locales y en la nube.

Asimismo, deben adecuarse a los requisitos de las aplicaciones, que se centran cada vez más en la velocidad y la agilidad. Esto implica, además de preparar con rapidez máquinas virtuales nuevas según sea necesario, la capacidad de admitir entornos de desarrollo de aplicaciones modernos, incluidos los contenedores, especialmente los que se basan en la plataforma de coordinación de Kubernetes. Las estrategias de nube híbrida se adaptan a la perfección a los contenedores. Al igual que los contenedores permiten que los desarrolladores combinen y junten partes de aplicaciones, la nube híbrida ofrece a las empresas la libertad de combinar esas aplicaciones con el entorno informático más adecuado.

Infraestructura moderna: el siguiente paso en la evolución del centro de datos.

Para conseguir uniformidad en la arquitectura del centro de datos, es necesario seguir ciertos pasos lógicos en lo que respecta a la infraestructura.

La diversidad de herramientas y equipos genera complejidad y costes adicionales, tanto en
términos de personal como de infraestructura. También se incrementa el riesgo de que algo salga mal, por ejemplo, durante el mantenimiento rutinario, dado que hay muchos componentes involucrados.

La HCI lleva el concepto un paso más allá al proporcionar componentes informáticos, de almacenamiento y de red que funcionan en sintonía, con una única interfaz de gestión.

El objetivo final de la modernización del centro de datos es implementar la misma pila de HCI en todos los centros de datos privados y entornos de nube híbrida para conseguir uniformidad en todos los ámbitos.

Para alcanzar este objetivo, no es necesario adoptar una estrategia de sustitución completa. Basta con que siga un enfoque de tres fases para conseguirlo a su propio
ritmo. A muchas empresas les resulta útil seguir las fases en orden, pero no es obligatorio: si quiere pasar directamente a la fase 3, está en su derecho.

Fase 1: HCI básica

El primer paso de la iniciativa de modernización es implementar la HCI básica, que consta de recursos informáticos y de almacenamiento hiperconvergentes implementados a nivel local. Un ejemplo sería el software de virtualización de servidores VMware vSphere junto
con el software de virtualización del almacenamiento vSAN.
La HCI básica le allana el camino para obtener una excelente agilidad operativa en comparación con el enfoque tradicional en silos. Ahora cuenta con una infraestructura de almacenamiento y servidor gestionada como una sola entidad, dado que vSAN se
integra con el hipervisor de vSphere.

«Los sistemas [hiperconvergentes] siguen aportando valor a una amplia variedad de negocios en los entornos de nube híbrida y multinube gracias a su facilidad de implementación y a su naturaleza automatizada definida por software»,

Afirma Greg Macatee, analista de investigación del Departamento de Tecnologías y Plataformas de Infraestructura de IDC.

Con la HCI básica, empezará a disfrutar de las ventajas de la infraestructura definida por software. Además de la gestión simplificada, la combinación también permite una rápida implementación de los recursos informáticos y de almacenamiento. Ya no habrá una única
aplicación en una matriz de almacenamiento y servidor de hardware específicos. Gracias a la virtualización, varias aplicaciones pueden compartir el mismo servidor de hardware, por lo que se optimiza la utilización. Lo mismo ocurre con los recursos de almacenamiento, puesto que ahora puede asignar capacidad según sea necesario desde un
depósito de almacenamiento generalizado

Fase 2: HCI de pila completa

La siguiente fase del proceso de modernización es la HCI de pila completa, que aporta herramientas de gestión, red y automatización a la solución, lo que le permite gestionar toda la pila desde una plataforma.

Una manera sencilla de conseguir la HCI de pila completa es adoptar VMware Cloud Foundation, que aúna recursos informáticos, de almacenamiento y de red virtualizados e integrados, todo ello mediante una gestión unificada.

VMware Cloud Foundation dota la infraestructura del centro de datos local de servicios de nube privados y automatizados, así como de muchas de las ventajas de las plataformas de nube.

Gracias a la HCI de pila completa basada en VMware Cloud Foundation, tendrá una infraestructura y operaciones uniformes en las nubes privadas y públicas, así como en los entornos perimetrales. De este modo, lo tendrá todo a punto para realizar migraciones a la nube cuando llegue el momento. Mientras tanto, aporta muchas ventajas de la nube a los centros de datos locales, lo que es sin duda una prioridad para muchas empresas.

Para elaborar el informe «Situación de la modernización de las aplicaciones y la informática de cloud híbrida», VMware encuestó a más de 600 organizaciones de TI de Norteamérica. Se les preguntó cómo evolucionarían sus centros de datos en los tres años venideros, y las empresas encuestadas indicaron que las siguientes eran las tres
prioridades principales con respecto a la modernización.

63%

Automatizar más
procesos de TI
básicos

54%

Virtualizar más
capas

52%

Supervisar mejor los
clústeres y los
contenedores

Fase 3: Nube híbrida

La fase final de la iniciativa de modernización del centro de datos, la nube híbrida, consiste en ampliar su entorno de HCI a varios entornos de nube privada y pública, así como al perímetro. Para ello, es necesaria una pila de HCI que sea compatible con proveedores de nube hiperescalable, entre otros, de forma que el departamento de TI mantenga la visibilidad sobre las infraestructuras local y en la nube, y pueda gestionarlas.

Una vez más, VMware consigue que esto sea una propuesta sencilla con VMware CloudTM on AWS, una implementación de Cloud Foundation gestionada por VMware y alojada en los centros de datos de Amazon Web Services (AWS). Gracias a la nube híbrida, las empresas ahora pueden migrar miles de máquinas virtuales de su entorno local a la nube en tiempo real y sin tener que adaptarlo todo.

Gracias a VMware Cloud Foundation y a su compatibilidad con Kubernetes, esa uniformidad también se refleja en el modelo operativo de aplicaciones en la nube híbrida. Con Kubernetes no tendrá que volver a diseñar las aplicaciones cuando las traslade entre plataformas de nube. De manera similar, cualquier aplicación que se ejecute en la infraestructura de VMware Cloud Foundation podrá trasladarse sin problemas entre los centros de datos locales y la nube.

Esa uniformidad de los modelos operativos simplifica en gran medida la gestión, lo que a su vez conlleva un ahorro drástico de costes. En un estudio realizado por IDC se pone de manifiesto que los clientes de VMware lograron un ahorro promedio al año de 355 700 USD por cada 100 máquinas virtuales.

Este ahorro no es fruto de la causalidad. Es el resultado de los esfuerzos de VMware para crear una infraestructura que facilite al cliente la tarea de pasar de centros de datos tradicionales y en silos a la HCI básica, de pila completa y, finalmente, de nube híbrida. Se trata de un enfoque que reporta numerosas ventajas.

Fuente: VMware

La modernización de la infraestructura de tu centro de datos puede realizarse de manera segura con nosotros. Somos Partners de VMware con mucha experiencia en diferentes industrias. No dudes en contactarnos para ofrecerte a nuestro mejor equipo humano. ¡Estaremos encantados de ayudarte!